Caminar, la mejor manera para bajar de peso sin riesgos

Caminar, la mejor manera para bajar de peso sin riesgos

caminar para bajar de peso

¡Caminar! Un ejercicio milagroso que permite conseguir maravillas con los muslos. Y sin embargo muy pocas mujeres caminan lo suficiente.

¿Qué efectos tienen la marcha diaria?

La verdadera marcha (y no esos paseo lentos viendo escaparates) te hará respirar más profundamente,  acelerando la frecuencia cardiaca y la circulación. Al caminar, los músculos y tejidos del cuerpo se oxigenan; muy pronto observaras que los músculos adquieren progresivamente una notable firmeza.

More...

La marcha ayuda a quemar grasas y a desarrollar una musculatura atractiva y esbelta, con la consiguiente reducción de centímetros. Caminando te verás libre de esas mollas que afean tus muslos.

Con cada paso que des en tus marchas diarias, tu salud y belleza se verán beneficiadas.

Efectos de la marcha

  • Disminuye la tensión arterial y la frecuencia del pulso en reposo
  • Reduce peso corporal
  • Alivia la tensión y la ansiedad
  • Combate jaquecas
  • Fortalece los huesos (esto es importante en personas mayores de 40 años)
  • Contribuye a prevenir los síntomas de las venas varicosas
  • Confiere a la piel un aspecto radiante y lozano.
  • Facilita la relajación. Después de un buen paseo te sentirás animada y feliz.
  • Es la mejor dieta para bajar de peso!!

¿Y la carrera? No es necesario correr. La marcha procura los mismos beneficios, siempre que se practique durante el tiempo suficiente.

Caminando QUEMAS calorías. La sangre se desvías de los órganos digestivos para irrigar los músculos, y la sensación de hambre disminuye. A ritmo de marcha aceptable (5Km/h) ¡quemas en media hora las calorías aportadas por una pizza!

caminar para bajar de peso

Calcula que, dependiendo de tu ritmo, podrás perder hasta 450 calorías por hora. Te encantara caminar. Te entregarás con entusiasmo a tus paseos diarios, que te proporcionaran una maravillosa sensación de vitalidad y aire fresco,

Naturalmente, tardarás un poco (alrededor de 15 min) en apreciar este magnífico ejercicio, que muy pronto se convertirá para ti en verdadero goce. ¡¡Persiste!!

Ocúpate de reservar un tiempo para hacer más finos y afirmar tus muslos caminando. Hazlo seis días a la semana. Lo ideales que realices el paseo completo siempre que puedas, pero nada impide que distribuyas tú tiempo de marcha  a lo largo de la jornada. Yo voy caminando hasta el trabajo por las mañanas, y completo el recorrido por la noche, de regreso a casa.

Tambien puedes aprovechar la hora de comer. Al cabo de 45 minutos de marcha te sentirás más ligera, y la tarde transcurrirá en un vuelo. Antes de comer algunas mujeres dan paseos alrededor de su aparcamiento, madruga un poco más para caminar por la mañana si así lo prefieres, o bien concédete un paseo revitalizador al final de la jornada. ¿Tienes niños? Instálalos en el cochecito y comparte tu paseo con otra madre andariega.

Deja bien sentado, ante TI MISMA y ante los demás, que estás decida a reservar un tiempo diario para tus paseos.

Me atrevería a sugerirte algunas ideas para que disfrutes de la marcha. Llévate tu mp3 y escucha tus canciones favoritas. Aprovecha este tiempo para resolver problemas, pensar,…

¡Animo!  Diviértete al tiempo que das firmeza a tus muslos.

Dónde

¡En cualquier lugar! Alrededor de tu barrio o por el parque, siempre que puedas seguir tu ritmo. Naturalmente un camino de montaña o la playa serían perfectos, pero caminar es siempre un ejercicio revitalizante, aunque consista en dar tan solo una vuelta a la manzana.

No es mala idea trazarse metas. No uses el coche. Si vas en transporte público, bájate unas 3 paradas antes.

Cómo

Adopta una postura correcta; no encorves los hombros, ni andes con la vista fija en el suelo. Mira al frente, con ORGULLO. Imprime a tus pies un movimiento del talón hacia la punta, con los dedos hacia abajo. Relaja los brazos en un balanceo natural.

Piensa en la expresión de tu rostro ¿Éstas sonriendo o frunces el ceño? ¿Tu aspecto es relajado? Ha comenzado tu aventura diaria, disfrútala.

Procura sentir cada paso. Avanza con energía y toma conciencia de cómo trabajan tus muslos para adquirir firmeza.

No te limites a pasear sin más y procura evitar que tu atención se centre en los escaparates, si vas por la ciudad.

Al comenzar, y dependiendo de tu forma física, puedes experimentar una sensación de dolor y rigidez. ¡Animo! ¡La marcha surte efecto!

caminar para bajar de peso

Cuando te falte aliento, aminora el ritmo unos instantes y trata de empezar de nuevo. Si experimentas desvanecimiento, detente: puede obedecer a diversas causas, desde el calor atmosférico hasta una caída de la tensión arterial. Inténtalo de nuevo a un ritmo más lento, hasta restablecerte por completo. Y no te olvides de consultar al médico.

Muy pronto, tus largas y energéticas zancadas harán que la marcha diaria transcurra como entre nubes, en una sensación de fluidez y bienestar.

¡Es la forma más fácil de conseguir unos muslos más finos!

También te pueden interesar estos artículos:

Ocultar contenido

Web Analytics
>